miércoles, 15 de agosto de 2012

Mordidas en los labios


Mis labios, y sus escalofríos en memoria a tus besos,
Recuerdan otro siglo mientras se llenan de polvo,
Mi boca es la tumba de un sentimiento muerto, 
el cadáver de tus susurros se acurruca en mis dientes.

La mayor parte del tiempo el sentir está exánime,
pero hay momentos en que parece que tiembla un poco algún dedo de nuestra historia,
entonces me encargo nuevamente de inmovilizarlo, cavilando en que era mi consuelo amarte,
luego acabo y  llenó el vaso de la realidad con amarguras, 
bebo sorbos para no morir de hambre.

Mis labios mojados de penas de este vaso y el cadáver arrastrado por la corriente de un rechazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada